TU CARRITO


Precio U.
Cantidad

TOTAL

€0.00 Actualiza el carrito

El precio no incluye delivery, el cual será aplicado cuando termines la compra.

Así nació la muns de cerdo a la cerveza

 

¿A quién le gusta la de cerdo a la cerveza? Pues no os lo vais a creer, pero la descubrí por culpa -o gracias a- mi globo. Nunca me había dado problemas, hasta aquel día. Menos mal que caí entre un montón de arbustos que amortiguaron la caída…


Me incorporé y miré alrededor. Sabía que debía estar en algún lugar del norte de Reino Unido, ¿dónde exactamente? Eso estaba por descubrir. El bosque era demasiado frondoso, y el pinar que tenía delante no me dejaba ver nada. Así que me eché la mochila al hombro y comencé a caminar. Una hora y muchos tropezones después reconocí una carretera a lo lejos.


Una camioneta roja me recogió y se ofreció a acercarme hasta el pueblo más cercano. Veinte minutos después habíamos llegado, por lo que pude ver no era demasiado grande, unos 500 habitantes me dijeron. Entré en una taberna para refrescarme y hacer un par de llamadas. Mientras el seguro de mi globo me ponía en espera escuché cómo el camarero hablaba con un grupo de hombres “si seguís todo recto, por la carretera principal, llegaréis a la feria, y si os dais prisa igual llegáis a la demostración de aviones, que creo empezó hace un rato”. Lo mío eran más los globos aerostáticos, pero siempre me había interesado la aviación así que… total, los del seguro no vendrían hasta dentro de un par de horas.


A unos cien metros de la entrada me empezó a llegar un olor exquisito, me resultaba familiar, pero no conseguía adivinar porqué. Seguí andando y nada más entrar a la feria me crucé de frente con una hilera de foodtrucks. Tenía que ver qué era aquello que olía tan bien, y probarlo.


Pedí dos sandwiches de pulled pork y antes de irme pedí otro para el camino. Qué olor, qué sabor. Indescriptible. Después de un buen rato hablando con el cocinero le pregunté sobre la receta. Sin duda aquello iba a ser la próxima empanada que preparase. Qué receta, toda una obra de arte. El proceso es lento, todo tiene que hacerse con muucho cuidado. Primero el chutney de manzanas verdes, a fuego lento hasta lograr una textura de mermelada. Luego la carne, que se adoba durante 48h para después regarla con abundante cerveza Doble Malta para que le de ese sabor tan característico. Después 4 horas de cocción, desmenuzamos la carne a mano, como la buena comida casera. Después rellenamos la masa y ¡voilá! Pues eso, lo que os decía, más que una empanada es una obra de arte. ;)


La verdad es que no recuerdo los aviones de aquella feria, pero jamás olvidaré aquel bocadillo. Y así fue como nació la muns de cerdo a la cerveza.


 

Diego Rojas

Diego Rojas